Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 febrero 2009

La actividad de las sociedades dedicadas al capital riesgo consiste, básicamente, en la adquisición temporal (normalmente entre 4 y 7 años) de una parte o la totalidad del capital social de una empresa no cotizada (“la participada”) y la posterior venta de esa participación, obteniendo una rentabilidad. Dada la incertidumbre habitual acerca de la futura viabilidad de las participadas, la rentabilidad exigida por los inversores en este sector es muy elevada, situándose en valores superiores al 15-20% anual.

El dinero (o fondo) dispuesto por parte de las sociedades de capital riesgo (salvo en el caso de los grandes patrimonios familiares) suele estar bastante diversificado. Los inversores (o fondistas) habituales acostumbran a ser: entidades financieras, inversores institucionales, administraciones públicas, fondos de inversión, empresas o familias. La inversión mínima necesaria para formar parte de una sociedad de este tipo suele situarse en torno a 200/300 mil euros.

Una de las particularidades de este tipo de sociedades es el beneficioso tratamiento fiscal. Los dividendos recibidos por las participadas están exentos de carga impositiva, mientras que las plusvalías generadas únicamente tributan al 1%.

Aunque en castellano se hable únicamente del concepto genérico de “Capital Riesgo”, en su versión inglesa éste se divide en dos: “Venture Capital” y “Private Equity”. El primero se corresponde con el verdadero origen del sector, esto es, la adquisición de parte del capital social de una empresa que se encuentra en sus fases iniciales de desarrollo y busca una financiación adicional al margen de la proporcionada por los propios fundadores, los bancos así como por posibles subvenciones. La entrada en el accionariado por parte del capital riesgo en estos casos se suele hacer mayoritariamente vía amsb10067980p-001pliación de capital, lo que implica que el dinero aportado entre en las arcas de la empresa participada, colaborando a hacer frente a las inversiones necesarias para llevar a cabo el proceso de crecimiento. En estos casos, el objetivo de la sociedad inversora consiste en colaborar tanto con el capital aportado como con asesoramiento empresarial en el consejo de administración (la intensidad de éste depende del porcentaje de accionariado que posea) para llevar a cabo un acelerado plan de desarrollo de su participada, y que una vez se llegue al horizonte temporal marcado (entre 4 y 7 años, dependiendo de la evolución tanto de la empresa como del sector en cuestión), el valor de mercado de la misma sea sustancialmente superior al del momento de compra.

Por otra parte, el concepto “Private Equity” se corresponde con la entrada total o parcial en el accionariado de una empresa cuya actividad se encuentra en una fase de madurez. En este caso, la toma de participación por parte del capital riesgo, aunque puede ser en parte vía ampliación de capital, suele ser “un cambio de cromos” con los antiguos accionistas (término conocido como “replacement”), es decir, pagándoles el precio acordado sin que entre dinero alguno en la tesorería de la participada. Con esta clase de adquisiciones, puede parecer a priori más complicado que el inversor consiga una elevada rentabilidad derivada de incrementar exponencialmente el valor de la empresa durante los años que permanezca en el capital, únicamente mediante el asesoramiento en el consejo de administración sin haber aportado financiación alguna. De ahí surge el concepto de “Compras apalancadas”, si bien éste será objeto de un artículo específico, como introducción al mismo cabe comentar que el inversor únicamente aporta una parte del importe total pagado a los antiguos accionistas y el resto se lo solicita a una entidad financiera, “cediéndole” posteriormente el repago de dicho préstamo a la sociedad participada. A modo de ejemplo rápido: Un inversor paga 80 millones de euros por el 80% de una sociedad (valorando en 100 millones la totalidad de la misma), aporta 20 millones de capital y 60 millones se los ha solicitado a un banco. Al cabo de 5 años (contando con que la empresa participada ha sido capaz de repagar parte de ese préstamo), es probable que el valor de mercado del 100% de la sociedad vuelva a ser en torno a 100 millones de euros. El invesor vende sus acciones por 80 millones, aparentemente lo ha vendido sin plusvalía, pero realmente lo ha hecho ¡4 veces más caro de lo que lo compró!, dado que únicamente había expuesto 20 millones de euros propios en dicha inversión.

Al margen de las distintas fórmulas de inversión utilizadas, el capital riesgo es un sector claramente dinamizador. De hecho, las sociedades en las que invierten, experimentan crecimientos en su actividad superiores a la media, lo que conlleva incrementos en la generación de empleo, en la recaudación impositiva, y en general una mejora para la economía.

Read Full Post »

Nuevo fichaje!

Buenas tardes a todos. Nos gustaría dar la bienvenida a Juan Cambeses como nuevo integrante del equipo de Análisis Global. Podéis ver su currículo en el apartado de “Equipo Análisis Global”. Sin duda un gran fichaje para nuestro equipo.

 Saludos,

Equipo Análisis Global

Read Full Post »

En el último año, dada la situación de la renta variable mundial y la concienciación del ser humano por el medio ambiente, ha crecido enormemente la inversión en las energías renovables. Una de estas es la energía solar. 

 

El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el hombre ha utilizado desde los albores de la historia, puede satisfacer todas nuestras necesidades, si aprendemos cómo aprovechar la luz que continuamente se pierde sobre la superficie del planeta.

 

Como habréis oído en vuestras clases de ciencias en el colegio, la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma.

 

Durante el presente año, el Sol arrojará sobre la Tierra cuatro mil veces más energía que la que vamos a consumir. Sería poco racional no intentar aprovechar esta fuente energética gratuita, limpia e inagotable, que puede liberarnos definitivamente de la dependencia del petróleo o de otras alternativas poco seguras, contaminantes o, simplemente, agotables.

 

 

 

¿Qué beneficios tiene este tipo de energías?

 

          Beneficios medioambientales, disminuyendo la emisión de CO2.

          Beneficios sociales: Las energías renovables generan más puestos de trabajo que otras energías más contaminantes.

          Beneficios educativos: Educación de los alumnos en energías ecológicas y en la cultura de respeto al medio ambiente.

          Beneficios económicos, es una energía que en términos contaminación/rentabilidad es de lo mejorcito. 79791262

 

España, por su privilegiada situación y climatología, se ve particularmente favorecida respecto al resto de los países de Europa. A pesar de su privilegiada situación, países como Alemania con menos horas de Sol genera mucha mas energía a través de la energía solar.

 

En España, además de no aprovechar nuestra privilegiada situación, desde el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio nos han puesto nuevas trabas. El 18 de julio de 2008 se aprobó el Real Decreto 661/2007, en el que se limitaba el número de plantas solares nuevas  instaladas en un mismo año, además de bajar 33% el precio de venta. ¿Qué pasa ahora con el Sol “made in Spain”, señor Ministro?

 

Este real decreto fija en 29 céntimos de euro por kilovatio/hora en lugar de los extremadamente rentables 44 céntimos que percibían todas aquellas instalaciones puestas en marcha antes del 29 de septiembre de 2008. El efecto directo de esta nueva medida del ministerio ha sido la disminución de las inversiones, dado el pequeño margen de beneficios actual. Ahora nuestras empresas tratarán de buscar fuera en países con regulaciones más beneficiosas lo que aquí no se ofrece.

 

Este tipo de medida ha provocado que las empresas españolas dedicadas a la energía solar corrieran a dar de alta sus plantas solares antes del 30 de septiembre para poder percibir los rentables 44 céntimos por kilovatio/hora. Como siempre, las cosas que se hacen corriendo no salen todo lo bien que deberían… Prueba de ellos las últimas inspecciones realizadas por el ministerio en plantas solares de nueva instalación, se han topado con casi el 40% de ellas sin estar finalizadas. Estas plantas que ya habían sido puestas en el mercado como en funcionamiento, vendidas a pequeños inversores… con un alto % de probabilidad de haber sido engañados ya que se les ha ofrecido los famosos 44 céntimos pre-normativa cuando el rendimiento legal es de 29 céntimos, post normativa. Por lo que si tenéis pensado invertir en plantas solares, sería recomendable que visitarais las instalaciones y que os faciliten el acta de puesta en marcha presentada al Ministerio, puesto que los beneficios de la planta van a depender muy mucho de que en fecha se ha puesto en marcha. Así, si es previo al 30 de septiembre, serán los 44 céntimos y si es después de dicha fecha será de 29 céntimos, nada más y nada menos que un 34% menos…

 

En fin, la energía solar debería de ser un sector estratégico para nuestra economía, dada nuestra carencia energética y debería de ser una línea clara de actuación dentro de nuestro gobierno ya que si nos toca depender de la energía suministrada por terceros países en el futuro… lo pasaremos muy mal… Como bien ha dicho Obama en algunas declaraciones, España es líder en energías renovables y seguramente también seamos líderes en trabas administrativas y burocráticas. Pero en nuestra opinión, sobretodo somos líderes indiscutibles en no saber gestionar eficientemente nuevas fuentes de energía, como viene siendo la solar.

Read Full Post »