Feeds:
Entradas
Comentarios

Crisis, crisis y más crisis. Es prácticamente imposible no hablar de otro tema a lo largo del día, en el trabajo, en casa, tomando el café, etc. Todo ha cambiando en los últimos meses. Nuestros bancos de toda la vida nos han cerrado el grifo, todos tenemos un amigo o familiar que ha perdido su empleo o simplemente la tensión que se respira en el ambiente hace de esta situación, una situación cuando menos, particular.

A grandes cambios grandes debates. Teniendo un sistema financiero que ha demostrado no ser tan sólido como pensábamos y que no cuenta con unos mecanismos de control del riesgo eficaces. Surge un nuevo concepto de una banca más ética, más cauta y más conservadora. La Banca Islámica, que lleva mucho tiempo funcionando en Oriente Medio. Es un concepto que no ha generado ningún tipo de interés fuera del mundo musulmán, calificada de antigua y algo oscura, este modelo se presenta ahora en occidente como una alternativa segura y anti-especulación.

Pero mucha gente desconoce qué diferencias existe entre la Banca que todos conocemos y la islámica. Este tipo de Banca está basada en la ley islámica, recogida en el Corán. De manera resumida se podrían destacar los siguientes puntos:

  • La ley islámica prohíbe la usura, los intereses y la especulación, de modo que para poder entrar en el negocio bancario se han ideado fórmulas que ofrecen servicios de crédito e inversión parecidos a los de un banco tradicional, pero con menores riesgos y menor margen de beneficios.
  • Se han ideado fórmulas que impulsan el concepto de responsabilidad compartida de riesgos y ganancias entre el cliente y el banco y en la que cualquier transacción tiene que estar respaldada con activos reales.
  • Los bancos islámicos tienen vetada la inversión en ciertos negocios como la pornografía, el juego, el alcohol, el porcino y el tráfico de armas.
  • Si quisiéramos comprar un bien x dentro de las reglas islámicas deberíamos fijar con el banco el precio del bien más una cantidad extra que pagaríamos en un tiempo que también debe ser establecido previamente.
  • Dicho bien, sería adquirido por el banco que nos lo vendería en las condiciones acordadas. Sin embargo, la cantidad extra que pagaríamos no estaría sujeta a las condiciones cambiantes del mercado por lo que no hay lugar a la especulación y no se consideraría un interés.
  • Los bancos cuentan con un ratio de reservas del 100 por ciento lo que da más fiabilidad, aunque menos margen de maniobra.
  • Cuando se adquiere una casa, el banco y el comprador formalizan una sociedad. La entidad financiera alquila el inmueble al comprador que se convierte en inquilino y, sin salirse de las reglas islámicas, reintegra la cantidad de acuerdo con el mercado local. Una vez se liquide la deuda en las condiciones acordadas, la sociedad creada entre el banco y el comprador se extingue. De producirse una pérdida, la casa sería subastada y los beneficios se repartirían entre ambas partes de la sociedad de acuerdo a su participación.
  • Otros productos bancarios son las aventuras conjuntas (Mudarabah), los pagos avanzados por ciertos productos (Bai Salam) o denominadas hibah o regalos que los bancos hacen para premiar a sus clientes ante la imposibilidad de dar interés.

El origen de este tipo de capitalismo, al que algunos llaman capitalismo islámico se remonta a la Edad de Oro del Islam (siglos VIII a XII d.C.). En este período se dieron las condiciones necesarias -una moneda con un valor estable como el dinar y la incorporación de zonas monetarias independientes- para el desarrollo de unos conceptos que favorecen la estabilidad y rechazan la especulación.

Sin embargo, hasta 1963 no se creó el primer banco islámico, el Mit Ghamr, que fue creado por Ahmad El Najjar aunque huía de cualquier calificativo relacionado con la religión. En 1972 se convirtió en el Banco Social Nasr entidad que dura hasta hoy. Sin embargo, el primer banco islámico moderno, el Dubai Islamic Bank, nació en Dubai en el año 1975 y fue el primero de los muchos que existen en el Golfo Pérsico, Malasia o Indonesia.

En la actualidad son muchos los bancos denominados islámicos y otros muchos que no los son, tienen cuentas especiales para clientes que piden que se actúe de acuerdo a las Fiqh al-Muamalat o reglas islámicas de transacción. Incluso el índice Dow Jones tiene un índice para empresas que respetan las reglas islámicas Dow Jones Islamic Markets (DJIM), es decir, aquellas que no comercian con productos prohibidos por el Islam como el cerdo, el alcohol o el juego, y que respetan las reglas anteriormente comentadas. Para su supervisión existe un órgano Auditing & Accounting Organization of Islamic Financial Institutions (AAOIFI) que certifica el cumplimiento de dichas normas.

A esta forma de hacer banca, no le faltan defensores en Occidente. “Este es el caso de Loretta Napoleoni, una economista italiana afincada en Londres, cuyos análisis sobre la globalización se han vendido profusamente en varios países”. En su último libro, Economía canalla, predice que las finanzas islámicas se convertirán en el nuevo estándar monetario. Considera que sus métodos son “innovadores, flexibles y potencialmente más creativos” y sostiene que dentro de poco controlarán ya el 4% de la economía mundial, dado que algunos de los fondos de inversión en países musulmanes están atrayendo capitales occidentales a causa de la crisis.

Además, los bancos islámicos han registrado durante 2008 uno de sus mejores ejercicios. Según ciertos expertos, las estrictas normas de inspiración religiosa han mantenido a estos bancos al margen de “activos tóxicos” y burbujas especulativas. También es verdad que desde que se inventó hace poco más de 30 años, el modelo se ha extendido por todo el mundo, llegado a casi 80 países, mientras sus cuentas crecen entre un 10 y un 15% anual. Aunque su ámbito natural es Oriente Medio y el Sudeste Asiático, también funcionan ya en Europa, China y Estados Unidos.

Son Instituciones Financieras que funcionan de manera similar pero con un control más eficaz del riesgo y con una filosofía totalmente diferente. Puede que un cambio del modelo bancario occidental al Islámico sea algo imposible, no obstante, se podría aprender mucho de su ética y forma de gestionar el dinero que hay en sus arcas, que en gran parte son los ahorros de millones de personas que día a día se lo van ganando.

 200280624-001

Anuncios

Las compras apalancadas, generalmente conocidas como “LBO” (Leveraged Buy-Out), son aquellas transacciones en las que la sociedad inversora (en ocasiones coinvirtiendo bien con el actual equipo directivo de la empresa objetivo, o bien junto con un equipo directivo nuevo) adquiere una compañía ya consolidada en su sector, utilizando para su financiación una cantidad de deuda relativamente importante que será repagada por parte de la sociedad adquirida. En estas operaciones, en principio, la única garantía es el valor de la compañía objetivo y la generación de flujos de caja recurrentes, es decir, su capacidad de repago.773748161

 

Existen varios tipos de operaciones apalancadas: MBI o MBO (si es el anterior equipo directivo o uno nuevo el que adquiere parte de la compañía respectivamente), BIMBO (combinación de las dos anteriores), LBU (compra apalancada de una sociedad ya de por sí apalancada), etc.

 

Las compras apalancadas comenzaron a realizarse en EE.UU. a mediados de los años 60 y se afianzaron en los 70 con la aparición de nuevos instrumentos de financiación (el principal precursor de estas fórmulas de inversión fue la firma de capital riesgo KKR). En Europa, el Reino Unido es el líder del sector por número y volumen de operaciones. Asimismo, en España, las compras apalancadas se han desarrollado con un cierto retraso, debido a las características del tejido industrial (compañías con vocación más familiar) y un sistema bancario poco sofisticado.

 

Las principales características que debe cumplir la empresa objetivo serían:

 

          Empresa consolidada.

          Flujos de caja estables y recurrentes.

          Buen estado de los activos operativos (los necesarios para la realización de la actividad).

          Bajo nivel de endeudamiento inicial.

          Margen de mejora en la gestión.

 

Con el efecto apalancamiento (endeudamiento), se consigue que pequeños incrementos en el valor de la compañía provoquen incrementos sustanciales en el valor de las acciones. De la misma manera que pequeñas disminuciones en el valor de la compañía provocan disminuciones muy significativas en el valor de las acciones. Lo que se traduce en un efecto amplificador del endeudamiento, esto es, si la sociedad adquirida es capaz de repagar la deuda y seguir creciendo, la rentabilidad del inversor se multiplicará, pero si no es así, la probabilidad de fracaso es mucho mayor que sin haber recurrido a la financiación bancaria.

 

Una de las particularidades de este tipo de operaciones es la necesidad de crear una sociedad vehículo (denominada genéricamente “Newco”) como paso intermedio para realizar la compra apalancada. Cumpliendo de esta manera con el artículo 81 de la ley de sociedades anónimas: “La sociedad objetivo no podrá anticipar fondos, conceder préstamos, prestar garantías ni facilitar ningún tipo de asistencia financiera para la adquisición de sus acciones o de acciones de su sociedad dominante por un tercero”. El fin último de esta sociedad vehículo es su fusión con la sociedad adquirida, cubriendo por una parte los riesgos financieros y legales de una operación apalancada, y por otra, “cediendo” el repago de la nueva deuda financiera solicitada a la nueva sociedad fruto de la citada fusión.

 

Dado que el objetivo de los inversores es maximizar su rentabilidad esperada, la proporción de deuda a solicitar para hacer frente a la transacción será la mayor posible (limitada por la capacidad de repago que tenga la empresa objetivo y obviamente, por la “generosidad” de las entidades financieras a la hora de conceder el préstamo). La deuda solicitada suele estar estructurada en distintos tramos y con diferentes características (vencimientos, tipos, exigibilidad, etc.).

 

Seguramente, un ejemplo sencillo es el mejor modo para entender este tipo de operaciones:

 

          Supongamos que una sociedad “A” es vendida por sus socios, al 100%, a un inversor “B” por 100 millones de euros. Aportando la sociedad “B” 40 millones de capital y solicitando los 60 millones restantes a una entidad financiera. 

          Dado que la sociedad “A” tiene un EBITDA (resultado bruto de explotación) de 20 millones de euros y ningún tipo de deuda financiera, se puede afirmar que el inversor “B” ha comprado, pagando 5 veces el EBITDA (100 / 20 = 5) de la empresa objetivo.

          La sociedad “A” presenta, en el momento de la transacción, el siguiente balance (en millones de euros):

 

 

 uno4

 

 

 

 

 

          El inversor, constituye una Newco, adquiere las acciones de la sociedad “A”:

 

 

 dos5

 

 

 

          Posteriormente se realiza la fusión entre ambas sociedades (Balance y Cuenta de resultados), aflorando un “fondo de comercio” igual a la diferencia entre el importe pagado por “A” y el valor contable de sus fondos propios en el momento de la transacción:

 

 

 tres2

 

 

 

 

          Transcurridos 4 años, es probable que el inversor se plantee vender la compañía. Podemos suponer que en ese periodo se ha repagado la totalidad de los 60 millones solicitados al banco, y que el EBITDA de la sociedad ha mejorado ligeramente, alcanzando los 25 millones de euros. Asimismo, los precios de mercado siguen como hace 4 años, y el inversor vende otra vez a 5 veces el EBITDA actual, es decir por 125 millones de euros (25 x 5 = 125). Lo cual implica una rentabilidad anual (TIR: Tasa interna de retorno) del 33%. La cual es muy superior a la que se obtendría sin haber financiado la operación.

 

Las compras apalancadas son el pilar fundamental de los Private Equity para obtener grandes retornos de sus inversiones. Algunos ejemplos de éxito podrían ser: la compra de Panrico por parte de Apax Partners (28% capital, 72% deuda); compra del operador de viajes Amadeus por parte de Cinven y BC Partners (12% capital, 88% deuda), etc.

 

Sin embargo, la coyuntura económica actual ha frenado sustancialmente este tipo de operaciones, o cuando menos la proporción de deuda solicitada. Hoy en día, con la restricción de crédito existente y la aversión al riesgo por parte de las entidades financieras, se antoja complicado ver grandes operaciones en las que más del 60% de la inversión total sea aportado por los bancos.

 

 

Cegados por la presencia de las vacas gordas nadie nos atrevíamos a ver mas allá y pensar que los excesos que estábamos cometiendo a base de endeudarse al 110%, prestar dinero sin diligencia nos iban a pasar factura y volverse en nuestra contra llevándonos hasta la actual crisis financiera mundial.

 

El pistoletazo de salida lo dio el crash de Lehman Brothers, uno de los principales bancos de inversión de EE.UU. Hasta ese momento los Gobiernos se habían mostrado reticentes a intervenir en los mercados de capital, porque argumentaban que la libre fluctuación de capital reorganizaría los mercados, pero no contaron con la avaricia, codicia y afán de riqueza de los directivos de la propia Lehman, Lloyds, Citi, RBS, entre otras, que aún siendo gigantes financieros de reconocido prestigio, fueron mal gestionados y quebraron o estuvieron al borde de la quiebra de no ser por la intervención de los Estados.

 

Inicialmente, los Estados decidieron utilizar el dinero de los contribuyentes para prestar, lo cual es un premio por la mala gestión, y sin condiciones, es decir, no se tomaron represalias contra los directivos que habían llevado casi a la bancarrota a las grandes entidades financieras.

 

Estas primeras aportaciones iban dirigidas a mejorar la liquidez de los bancos y a que las entidades bancarias abrieran el grifo y volvieran a conceder créditos. Pero la concesión de créditos no aumentó, argumentado: “no se pueden conceder créditos de manera irresponsable”, palabras del mismísimo presidente de BSCH… A buenas horas mangas verdes.

 

Estas aportaciones de dinero no fueron suficientes y parece que la crisis financiera no tiene síntomas de mejora, por lo que nos preguntamos: ¿Cuándo acabará las crisis?crisis1

 

Pues bien, no se puede responder a esta pregunta pero lo que sí se puede decir es que quizás solo se esté viendo la punta del iceberg!!!!!

 

Hasta ahora parecía que el sistema financiero español era sólido y podía superar la crisis financiera con cierta garantía, ya que el Estado no había tenido que salvar a ninguna entidad puesto que parecían sanas. Estas últimas semanas hemos visto los primeros síntomas de debilidad en las cajas, un ejemplo es la ya acordada fusión por absorción de CCM por parte de Unicaja.

 

Llegado a este punto, los problemas de liquidez pasaban a un segundo plano para empezar a centrarnos en los problemas de solvencia de las entidades financieras españolas. En enero de este año, y por primera vez desde que empezó la crisis financiera, se ha duplicado la morosidad que tenía el sector de media en 2008. Este incremento no es fruto  de la casualidad. El paro deslumbró en 2008, todos los días en las portadas de los periódicos aparecía la misma noticia estrella: “ERE, ERE y más EREs”. El desempleo es la gran asignatura pendiente, puesto que el porcentaje de parados en España caso duplica al del resto de los países occidentales.

 

En España, con más casi cuatro millones de parados, y subiendo, endeudados al 110%, 800.000 familias con todos los miembros sin trabajo, ¿de qué vivirán?, ¿cómo pagarán sus deudas?…  Estos datos de paro son preocupantes, porque la destrucción de empleo ha sido muy rápida, pero la creación no lo será tanto y muchas personas paradas seguirán sin trabajo a medio plazo. Estas familias van a gastar los pocos ahorros que tengan en vivir y después en pagar sus deudas, hecho que ocasionará un brutal incremento de la morosidad, por lo que los bancos tendrán que provisionar estos impagos, aflorando las pérdidas en sus cuentas de resultados y  haciendo disminuir  peligrosamente su nivel de solvencia. En ese momento estaremos inmersos verdaderamente en la crisis con todo lo que ello conlleva.

 

Como siempre se ha dicho, el tiempo pone cada cosa en su sitio, pero lo que se tiene claro es que el Estado debe conseguir poner orden en este caos, por ejemplo colocando a los ciudadanos activos en el mercado laboral para tratar de mitigar los nefastos presagios de la crisis.

 

 

La actividad de las sociedades dedicadas al capital riesgo consiste, básicamente, en la adquisición temporal (normalmente entre 4 y 7 años) de una parte o la totalidad del capital social de una empresa no cotizada (“la participada”) y la posterior venta de esa participación, obteniendo una rentabilidad. Dada la incertidumbre habitual acerca de la futura viabilidad de las participadas, la rentabilidad exigida por los inversores en este sector es muy elevada, situándose en valores superiores al 15-20% anual.

El dinero (o fondo) dispuesto por parte de las sociedades de capital riesgo (salvo en el caso de los grandes patrimonios familiares) suele estar bastante diversificado. Los inversores (o fondistas) habituales acostumbran a ser: entidades financieras, inversores institucionales, administraciones públicas, fondos de inversión, empresas o familias. La inversión mínima necesaria para formar parte de una sociedad de este tipo suele situarse en torno a 200/300 mil euros.

Una de las particularidades de este tipo de sociedades es el beneficioso tratamiento fiscal. Los dividendos recibidos por las participadas están exentos de carga impositiva, mientras que las plusvalías generadas únicamente tributan al 1%.

Aunque en castellano se hable únicamente del concepto genérico de “Capital Riesgo”, en su versión inglesa éste se divide en dos: “Venture Capital” y “Private Equity”. El primero se corresponde con el verdadero origen del sector, esto es, la adquisición de parte del capital social de una empresa que se encuentra en sus fases iniciales de desarrollo y busca una financiación adicional al margen de la proporcionada por los propios fundadores, los bancos así como por posibles subvenciones. La entrada en el accionariado por parte del capital riesgo en estos casos se suele hacer mayoritariamente vía amsb10067980p-001pliación de capital, lo que implica que el dinero aportado entre en las arcas de la empresa participada, colaborando a hacer frente a las inversiones necesarias para llevar a cabo el proceso de crecimiento. En estos casos, el objetivo de la sociedad inversora consiste en colaborar tanto con el capital aportado como con asesoramiento empresarial en el consejo de administración (la intensidad de éste depende del porcentaje de accionariado que posea) para llevar a cabo un acelerado plan de desarrollo de su participada, y que una vez se llegue al horizonte temporal marcado (entre 4 y 7 años, dependiendo de la evolución tanto de la empresa como del sector en cuestión), el valor de mercado de la misma sea sustancialmente superior al del momento de compra.

Por otra parte, el concepto “Private Equity” se corresponde con la entrada total o parcial en el accionariado de una empresa cuya actividad se encuentra en una fase de madurez. En este caso, la toma de participación por parte del capital riesgo, aunque puede ser en parte vía ampliación de capital, suele ser “un cambio de cromos” con los antiguos accionistas (término conocido como “replacement”), es decir, pagándoles el precio acordado sin que entre dinero alguno en la tesorería de la participada. Con esta clase de adquisiciones, puede parecer a priori más complicado que el inversor consiga una elevada rentabilidad derivada de incrementar exponencialmente el valor de la empresa durante los años que permanezca en el capital, únicamente mediante el asesoramiento en el consejo de administración sin haber aportado financiación alguna. De ahí surge el concepto de “Compras apalancadas”, si bien éste será objeto de un artículo específico, como introducción al mismo cabe comentar que el inversor únicamente aporta una parte del importe total pagado a los antiguos accionistas y el resto se lo solicita a una entidad financiera, “cediéndole” posteriormente el repago de dicho préstamo a la sociedad participada. A modo de ejemplo rápido: Un inversor paga 80 millones de euros por el 80% de una sociedad (valorando en 100 millones la totalidad de la misma), aporta 20 millones de capital y 60 millones se los ha solicitado a un banco. Al cabo de 5 años (contando con que la empresa participada ha sido capaz de repagar parte de ese préstamo), es probable que el valor de mercado del 100% de la sociedad vuelva a ser en torno a 100 millones de euros. El invesor vende sus acciones por 80 millones, aparentemente lo ha vendido sin plusvalía, pero realmente lo ha hecho ¡4 veces más caro de lo que lo compró!, dado que únicamente había expuesto 20 millones de euros propios en dicha inversión.

Al margen de las distintas fórmulas de inversión utilizadas, el capital riesgo es un sector claramente dinamizador. De hecho, las sociedades en las que invierten, experimentan crecimientos en su actividad superiores a la media, lo que conlleva incrementos en la generación de empleo, en la recaudación impositiva, y en general una mejora para la economía.

Nuevo fichaje!

Buenas tardes a todos. Nos gustaría dar la bienvenida a Juan Cambeses como nuevo integrante del equipo de Análisis Global. Podéis ver su currículo en el apartado de “Equipo Análisis Global”. Sin duda un gran fichaje para nuestro equipo.

 Saludos,

Equipo Análisis Global

En el último año, dada la situación de la renta variable mundial y la concienciación del ser humano por el medio ambiente, ha crecido enormemente la inversión en las energías renovables. Una de estas es la energía solar. 

 

El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el hombre ha utilizado desde los albores de la historia, puede satisfacer todas nuestras necesidades, si aprendemos cómo aprovechar la luz que continuamente se pierde sobre la superficie del planeta.

 

Como habréis oído en vuestras clases de ciencias en el colegio, la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma.

 

Durante el presente año, el Sol arrojará sobre la Tierra cuatro mil veces más energía que la que vamos a consumir. Sería poco racional no intentar aprovechar esta fuente energética gratuita, limpia e inagotable, que puede liberarnos definitivamente de la dependencia del petróleo o de otras alternativas poco seguras, contaminantes o, simplemente, agotables.

 

 

 

¿Qué beneficios tiene este tipo de energías?

 

          Beneficios medioambientales, disminuyendo la emisión de CO2.

          Beneficios sociales: Las energías renovables generan más puestos de trabajo que otras energías más contaminantes.

          Beneficios educativos: Educación de los alumnos en energías ecológicas y en la cultura de respeto al medio ambiente.

          Beneficios económicos, es una energía que en términos contaminación/rentabilidad es de lo mejorcito. 79791262

 

España, por su privilegiada situación y climatología, se ve particularmente favorecida respecto al resto de los países de Europa. A pesar de su privilegiada situación, países como Alemania con menos horas de Sol genera mucha mas energía a través de la energía solar.

 

En España, además de no aprovechar nuestra privilegiada situación, desde el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio nos han puesto nuevas trabas. El 18 de julio de 2008 se aprobó el Real Decreto 661/2007, en el que se limitaba el número de plantas solares nuevas  instaladas en un mismo año, además de bajar 33% el precio de venta. ¿Qué pasa ahora con el Sol “made in Spain”, señor Ministro?

 

Este real decreto fija en 29 céntimos de euro por kilovatio/hora en lugar de los extremadamente rentables 44 céntimos que percibían todas aquellas instalaciones puestas en marcha antes del 29 de septiembre de 2008. El efecto directo de esta nueva medida del ministerio ha sido la disminución de las inversiones, dado el pequeño margen de beneficios actual. Ahora nuestras empresas tratarán de buscar fuera en países con regulaciones más beneficiosas lo que aquí no se ofrece.

 

Este tipo de medida ha provocado que las empresas españolas dedicadas a la energía solar corrieran a dar de alta sus plantas solares antes del 30 de septiembre para poder percibir los rentables 44 céntimos por kilovatio/hora. Como siempre, las cosas que se hacen corriendo no salen todo lo bien que deberían… Prueba de ellos las últimas inspecciones realizadas por el ministerio en plantas solares de nueva instalación, se han topado con casi el 40% de ellas sin estar finalizadas. Estas plantas que ya habían sido puestas en el mercado como en funcionamiento, vendidas a pequeños inversores… con un alto % de probabilidad de haber sido engañados ya que se les ha ofrecido los famosos 44 céntimos pre-normativa cuando el rendimiento legal es de 29 céntimos, post normativa. Por lo que si tenéis pensado invertir en plantas solares, sería recomendable que visitarais las instalaciones y que os faciliten el acta de puesta en marcha presentada al Ministerio, puesto que los beneficios de la planta van a depender muy mucho de que en fecha se ha puesto en marcha. Así, si es previo al 30 de septiembre, serán los 44 céntimos y si es después de dicha fecha será de 29 céntimos, nada más y nada menos que un 34% menos…

 

En fin, la energía solar debería de ser un sector estratégico para nuestra economía, dada nuestra carencia energética y debería de ser una línea clara de actuación dentro de nuestro gobierno ya que si nos toca depender de la energía suministrada por terceros países en el futuro… lo pasaremos muy mal… Como bien ha dicho Obama en algunas declaraciones, España es líder en energías renovables y seguramente también seamos líderes en trabas administrativas y burocráticas. Pero en nuestra opinión, sobretodo somos líderes indiscutibles en no saber gestionar eficientemente nuevas fuentes de energía, como viene siendo la solar.

 

Hace poco hablábamos de las ampliaciones de capital para refrescar la memoria podéis volver a consultar lo comentado anteriormente

 

https://analisisglobal.wordpress.com/2009/01/04/%c2%bf-en-que-consiste-una-ampliacion-de-capital/

 

Vamos a comentar una forma muy interesante y productiva de aprovechar este tipo de operaciones financieras.

 

Mecalux (MLX) está llevando a cabo una ampliación de capital liberada (gratuita) en la proporción de uno por 1 x 10, dicha ampliación se puede llevar a cabo desde el 22 de enero y hasta el 5 de febrero cómo máximo. Pero se pueden aprovechar otras futuras ampliaciones!

 

OPERATIVA

 

La operación consiste en introducir una orden de compra por derechos de suscripción en niveles de entorno a 0,91 una vez se hayan logrado comprar los títulos, inmediatamente se debe introducir una orden de venta por el número de acciones suscritas en CFD,s al precio actual, a cierre de hoy día 28, Mecalux cotiza a 11,22 euros. Por tanto la plusvalía segura está situada en el entorno del 23%!!!Plusvalía que cubrimos con los CFD,s a modo de cobertura.

 

Una cobertura en este caso supone emprender una acción para eliminar el riesgo de cotización.

 

Quizás algunos no comprendáis bien la dinámica propuesta en próximos capítulos intentaremos hablar sobre los CFD,s y sobre la profundidad de mercado, para los no iniciados, para los que estos conceptos si os sean ya familiares vamos a introducir un ejemplo numérico práctico, y vamos a dejar de lado las comisiones a fin de optimizar la calidad de la explicación.

 

1) COMPRA de 5.400 derechos de MLX a 0,91, esto supone un coste de 4914 euros, con lo cual suscribimos un total de 540 títulos de esta compañía a 9,10 euros, para suscribir un título se necesitan 10 derechos (ampliación 1×10).

 

Comentario de la orden de compra: La orden figuraría a este precio ya que la horquilla de precios está muy separada, si os fijáis podéis ver que entre las compras y las ventas hay un diferencia (Spreads) de 0,25 céntimos, estando situadas las compras en 0,90 y las ventas a 1,15, al intentar realizar la operación sería idóneo tener tiempo real para optimizar el precio de compra, nos situaríamos en 0,91 para estar los primeros a la hora de comprar, si os fijáis, el mínimo del día se ha situado en 0,90 y el máximo en 1,20 previsiblemente en los próximos días podréis seguir disfrutando de esta horquilla tan elevada

 

 

cd 

En caso de que hayáis logrado comprar los derechos bien sea a 0,91, 0,92 o a cualquier otro precio razonable pasamos al segundo punto

 

2) APERTURA DE POSICIÓN CORTA CON CFD,s DE MLX, vamos a usar los CFD,s como cobertura de riesgo se metería una órden de venta en principio al precio de mercado que a cierre de hoy está situado en 11,22 euros por 540 CFD,s a un precio de 11,22 lo cual supone un coste de 6058 euros, no obstante en los CFD,s no se exige el pago del 100% de ese importe eso depende de la entidad, que puede pedir una garantía del 30% del importe total, del 40%, del 50%, vamos a figurar que nos solicitan el 60% ya que este valor posee una menor liquidez de mercado en ese caso se nos solicitaría que desembolso de 3634 euros.

 

CONSIDERACIONES FINALES y CIERRE DE OPERACIÓN:

 

Los derechos de suscripción cómo ya comentamos en otro post tardan unas 3 semanas en ser canjeadas por acciones, en el momento en que se canjeen por títulos llega el momento de cerrar la operación.

 

El día de la compra de los derechos y CFD,s las acciones cotizaban a 11,22 y tenemos 540 acciones de MLX a 9,10 y 540 CFD,s de MLX  a 11,22

 

CASO 1) Bien tres semanas después imaginar que la cotización sigue al mismo precio 11,22 y liquidamos la operación imaginamos que el precio de la acción tres semanas después es el mismo cuál es el resultado económico?

 

VENTA de 540 acciones a 11,22 (que fueron compradas valorando la acción a 9,10) con un valor de 6058 euros frente a los 4914 que nos gastamos supone un beneficio de 1145 euros, lo cual supone un 23% de rentabilidad

 

CIERRE de los 540 CFD,s recomprando los CFD,s al mismo precio de 11,22 no supone ninguna variación, máximo pérdida de comisiones (% escaso), pusimos la garantía de los 6058 euros y la recuperamos.

 

 

CASO 2) Bien tres semanas después imaginar que la cotización  HA BAJADO a 10 euros y liquidamos la operación cuál es el resultado económico?

 

VENTA de 540 acciones a 10 (que fueron compradas valorando la acción a 9,10) con un valor de 5400 euros frente a los 4914 que nos gastamos supone un beneficio de 486 euros.

 

CIERRE de los 540 CFD,s recomprando los CFD,s a 10 euros frente a los 11,22 al que fueron adquiridos, eso supone ganar un diferencial de 1,22 euros por CFD, si tenemos 540 x 1,22 = 659 euros ganados, que sumados a los 486 de antes dan un montante de 1145 euros, 23% de beneficio sobre el importe usado para entrar en la ampliación

 

CASO3) Bien tres semanas después imaginar que la cotización  HA SUBIDO a 12 euros y liquidamos la operación cuál es el resultado económico?

 

VENTA de 540 acciones a 12 (que fueron compradas valorando la acción a 9,10) con un valor de 6480 euros frente a los 4914 que nos gastamos supone un beneficio de 1566 euros.

 

CIERRE de los 540 CFD,s recomprando los CFD,s a 12 euros frente a los 11,22 al que fueron adquiridos, eso supone perder un diferencial de 0,78euros por CFD, si tenemos 540 x 0,78 = 421 euros perdidos, que se compensan con los 1566 ganados, lo cual deja un montante de 1145 euros ganados, nuevamente el 23%.

 

 

ATENTOS RESUMIMOS: Si el título no se mueve de precio ganamos un 23% los 1145 euros CASO1), si el precio baja, ganamos menos por la venta de acciones pero recuperamos el mismo montante con los CFD,s CASO2), y en caso de que el precio suba, perdemos con los CFD,s pero recuperamos con las acciones de la ampliación y seguimos ganando en todos los casos 1145 euros, un 23% del dinero puesto en la operación de la ampliación CASO3), el resto de dinero el de los CFD,s se usa para cubrir el riesgo de que la cotización suba o baje (la cobertura que comentábamos), dejando una rentabilidad asegurada que en este caso es elevada!!!

 

No importa que el precio del título suba o baje nosotros siempre ganamos!!!

 

POSIBLES CONTRATIEMPOS: Para poder realizar esta operación en primer lugar hay que comprenderla, si no se comprende lo mejor es no intentar realizarla

 

Un contratiempo, es el de la compra de derechos, es la parte fundamental si se consiguen comprar derechos en la parte baja de la horquilla y a una valoración razonable, por ejemplo imaginemos que no conseguimos comprar esos derechos a 0,91 y lo hacemos a un euro, valoraríamos la acción a 10 euros y si la cotización está a 11,22 eso supone que todavía se podría hacer la operación obteniendo un 12% de rentabilidad, por tanto hay que valorar correctamente al precio al que suscribimos los títulos y asegurar un % de beneficio razonable

 

https://analisisglobal.wordpress.com/2009/01/04/%c2%bf-en-que-consiste-una-ampliacion-de-capital/  

 

El otro posible contratiempo es encontrar una intermediaría que ofrezca CFD,s y no sólo que los ofrezca si no que también trabajen con el título que esté realizando la ampliación, así de pronto IG Markets es el único que he visto (de 3 ó 4 que he mirado), y luego adicionalmente podría estar la pega de que el CFD de dicho valor estuviera restringido el uso temporal para posiciones cortas, en este caso al no ser cliente de la entidad lo desconozco.

 

Salvando los dos escollos citados, podéis intentar aprovechar esta ampliación o cualquier otra que se os presente en el futuro y os dé una oportunidad de inversión gracias a una disfunción del mercado!

 

Espero que os haya sido útil!!!